NOSOTROS

NUESTROS INICIOS

HISTORIA

En el año 1973 funcionaba en nuestra ciudad el antiguo Colegio del Niño Jesús, único colegio particular pagado para niñas, en la ciudad de Los Ángeles, dirigido por la Congregación Religiosa de las Hermanas del Niño Jesús de Aurillac (Ver Revista Surcos julio 2015, p. 31-35).  En ese tiempo el país se encontraba enfrentado a un conflicto socio político, que afectó la situación económica de la población. Las Hermanas hicieron la opción de abandonar la misión de la educación en esta ciudad y dedicarse a la evangelización de los más pobres fundando una obra misionera en el Alto Bio Bio. El Colegio fue ofrecido a instituciones que podrían interesarse en continuar con la función educativa.

Tal decisión fue avisada a los padres y apoderados del Colegio, quienes, encabezados por don Juan Umarán Dávila y don Ignacio Zubeldia, decidieron impedir la entrega del Colegio a alguna Institución que pudiere ser incompatible con la visión cristiana de los mismos apoderados.

El Centro de Padres y Apoderados del Colegio, con el apoyo de la comunidad educativa recurrió ante el recordado Obispo de la época, Monseñor Orozimbo del Carmen Fuenzalida y Fuenzalida, quien ante la grave situación se empeñó en la tarea de salvar el Colegio para la Educación Cristiana Católica. Para tal efecto se contactó con las Hermanas de la Provincia, e incluso recurrió a la Superiora General, con sede en Francia, con quien logró el acuerdo que el Colegio sería donado al Obispado de Santa María de los Ángeles.

Entonces, asumió como director (s), el Rector del Liceo Alemán del Verbo Divino Rvdo. P. Javier Peró Torres svd., quien junto al Sr. Obispo contactaron a la Congregación Religiosa Santa Teresa de Jesús, Hermanas Teresianas, quienes iniciaron una nueva etapa de Colegio con el nombre de Colegio Teresiano, gratuito, contando con el apoyo de los apoderados. Don Orozimbo comprometió con ambas Congregaciones Religiosas crear una Fundación Educacional, con participación de los estamentos del Colegio, más las Congregaciones Religiosas citadas.

De esta manera, mediante decreto episcopal, de fecha 14 de abril de 1975, el Obispo de la Diócesis de Santa María de los Ángeles, don Orozimbo Fuenzalida y Fuenzalida, erige la FUNDACION JUAN XXIII, como Persona Jurídica Pública de Derecho Canónico, distinta pero dependiente del Obispado de Santa María de los Ángeles.  Se inicia con la donación de la Congregación de las Hermanas del Niño Jesús de Aurillac, según consta de escritura pública de fecha 16 de marzo de 1974. La Fundación es dirigida por un Consejo de Administración, presidido por el Ordinario Eclesiástico de la Diócesis.

En su inicio la Fundación actuó y operó ante los organismos públicos y privados, teniendo como representante legal al Obispo Diocesano, quien delegaba sus facultades a un administrador. El primero fue don Juan Umarán Dávila, quien ejerció su mandato por 18 años, hasta su renuncia, siendo reemplazado por el Pbro. Ramón Alberto Henríquez Ulloa, según mandato otorgado por Monseñor Miguel Caviedes Medina, de fecha 26 de enero de 1993. En ese período los administradores actuaron conjuntamente con José Donato Alcayaga Gómez quien ejerció el cargo hasta el 17 de diciembre de 1998.

Mediante Decreto N° 11/97 de fecha 7 de octubre de 1997, dictado por Monseñor Miguel Caviedes Medina, se reformaron los Estatutos de la Fundación, estableciendo la manera de designación del Consejo de Administración. Se crea la figura del Director Ejecutivo, señalando las facultades de la que está dotado. El primer Director Ejecutivo fue don Miguel Guillermo Collins Dupouy, seguido por el Presbítero Ramón Alberto Henríquez Ulloa, y por último se nombró al actual Director Ejecutivo don Raúl Hugo Galdames Carrasco.

La Fundación Juan XXIII fue erigida con la donación del Colegio del Niño Jesús de Aurillac que después pasó a denominarse Colegio Teresiano. Con el retiro voluntario de las Hermanas Teresianas, se denominó Colegio San Rafael Arcángel, de enseñanza media, con sede en calle Almagro 237, esquina calle Caupolicán. La Fundación Juan XXIII comenzó con ese único Colegio. Posteriormente, el Obispado adquirió de CMPC, un terreno ubicado en calle Marconi, parte de la población Pedro Lagos, en el que se construyó un Colegio de enseñanza básica, anexo al Colegio  San Rafael Arcángel.  Más tarde, este Colegio Anexo, se constituyó como Colegio independiente, tomando el nombre de Colegio San Gabriel Arcángel.

Durante el período del Obispo Mons. Adolfo Rodríguez, por resolución del Consejo de Administración, se adoptó como modo de financiamiento del Colegio San Rafael y su anexo la “subvención compartida”.

Más tarde, en el año 1987, se fundó el Colegio Juan Pablo II; posteriormente, el Colegio Beato Damián de Molokai, por iniciativa del párroco del Buen Pastor, Pbro., Alberto Berden L.; y finalmente, por iniciativa del Párroco de San Diego de Alcalá, Pbro. José Bogliolo Ruyu, se fundó en Huépil el Colegio San Diego de Alcalá.

El trabajo o misión del Alto Bío Bío, tal como lo expresamos más arriba, se inició con las Hermanas del Niño Jesús, en la comunidad de Pitril; más tarde, en la Comunidad de Kauñikú, encabezada por la Hna. Soledad Loque; y finalmente, la acción evangelizadora llegó hasta la comunidad de Butalelbúm.

Finalmente, el Colegio Padre Alberto Hurtado de Los Ángeles, está ubicado en el kilómetro 1,4 del camino Antuco y es administrado por la Fundación Juan XXIII, y funciona bajo la modalidad de colegio particular con subvención compartida. El Local donde funciona fue construido por la Iglesia Católica de nuestra Diócesis por iniciativa de Monseñor Orozimbo Fuenzalida, con el propósito de servir como Pre-seminario “Buen Pastor”. La casa construida prestó este servicio por algunos años, pero se optó, finalmente, por enviar a los postulantes al Seminario Metropolitano ubicado en Chiguayante. En 1994,  monseñor Miguel Caviedes Medina, decidió convertir esta casa de Estudio en un Colegio Particular, el cual inició sus actividades el 01 de Marzo de 1995 con 48 alumnos de 1º a 6º Básico, con 12 Profesores, 1 Secretaria, 2 Auxiliares y un Director.

El año 2021, la Fundación Juan XXIII comienza a administrar un nuevo colegio; San Jorge, de la comuna de Laja.

Hoy, la Fundación Juan XXIII, administra nueve colegios, que por orden de fundación son los siguientes:  Colegio San Rafael Arcángel (1975), Colegio San Gabriel Arcángel (1986), Colegio Juan Pablo II (1987), dos en Alto Bio-Bio, a saber, Escuela Butalelbúm (1986) y Escuela KauñiKú  (1987), Colegio San Diego de Alcalá,  en Huépil (1990), Colegio Padre Alberto Hurtado (1995), Colegio Beato Damián de Molokai (1996) y finamente el colegio San Jorge, de la comuna de Laja, que comienza administrar la Fundación el año 2021.