PASTORAL FUNDACIÓN JUAN XXIII

La Fundación Juan XXIII es una Institución vinculada al Obispado de Santa María de Los Ángeles y en su Proyecto Educativo Institucional integra los valores y actitudes que fluyen de nuestra identidad Católica, desde lo propio de la espiritualidad de San Juan XXIII. Dicha espiritualidad tiene como norte la búsqueda de la comunión con Dios y los hermanos en la comunidad cristiana, que se expresa concretamente en la comunidad educativa.

 

Nuestra institución es católica y busca evangelizar a través de la educación, anunciando a Jesucristo, única esperanza para el mundo, para que en el concierto de una formación integral puedan nuestros alumnos y alumnas ser un aporte a la sociedad y la Iglesia en los años venideros, por lo que es necesario el compromiso de toda la comunidad educativa, que todos se involucren. Porque donde no hay ejemplo, las palabras mueren.

 

 

La labor de la Pastoral de la Fundación es la colaboración. Su meta es la participación de todos para potenciar la visión y misión de nuestro proyecto educativo. En este ánimo de colaboración, promueve los valores institucionales: Verdad, Fortaleza, Solidaridad, Respeto y Responsabilidad. Estos valores son los que enmarcan el modo de hacer comunidad educativa, potenciando el desarrollo pleno de cada uno de quienes somos parte de esta gran comunidad que es Fundación Juan XXIII.

Nuestro Fundamento

Nuestra labor Evangelizadora nos desafía constantemente a ser cristianos creativos e innovadores, siempre teniendo puesta la mirada en la formación de personas en el terreno Pastoral. Este desafío nos lleva a realizar una pastoral que tome en cuenta la realidad, mediante experiencias que posibiliten enriquecer la búsqueda de Jesús en los evangelios como fuente de inspiración divina. Toda nuestra acción tiene que estar motivada desde la espiritualidad, en cuanto todo debe nacer desde la persona de Jesús.

Misión del Plan Pastoral

La pastoral de la Fundación Juan XXIII tiene como finalidad anunciar el Evangelio de Salvación de Jesucristo, tomando a San Juan XXIII como modelo de educador que orienta la Vida y anima el quehacer educativo en sus diversas actividades cotidianas. En ellas lo fundamental son la oración, la liturgia, la experiencia de comunidad, las catequesis, la formación personal y comunitaria y la acción social.

 

Así, la visión de nuestra pastoral considera:

  • Una pastoral que ilumine y dinamice todo el quehacer escolar en cada una de sus unidades educativas.
  • Una pastoral cuyos principales destinatarios sean los estudiantes, trabajadores y familias de todas las unidades educativas.
  • Una pastoral en comunión con la Iglesia Diocesana.
  • Una pastoral en la cual Cristo sea el centro de nuestra espiritualidad.
  • Una pastoral fundamentada en la ayuda social.

Objetivo de la Pastoral

La Fundación Juan XXIII pretende contribuir, junto a todas sus comunidades educativas, en el Anuncio del Mensaje de Salvación de Jesucristo, evangelizando y acompañando desde sus propias realidades y motivaciones el amor incondicional de Jesús en nuestras vidas. Para ello nos invita a seguirlo, celebrarlo y vivirlo como discípulos misioneros.

fundamentada en la ayuda social.

Agentes Pastorales

Equipo de Pastoral: El equipo de pastoral está constituido por un profesor Encargado de Pastoral de cada unidad educativa; y este equipo es dirigido y acompañado por el Coordinador del departamento de Pastoral de la Fundación Juan XXIII.

Delegados de Pastoral de Estudiantes y de Apoderados: Los delegados de pastoral son aquellos que tienen la misión de animar y colaborar en cada una de las instancias de pastoral al interior de cada colegio. Los delegados de pastoral deben ser testimonio en medio de un grupo, en cuanto a su actuar consecuente con los valores que en cada comunidad educativa se promuevan efectivamente.

Profesores y Funcionarios: Todos los profesores y funcionarios de la Fundación Juan XXIII están llamados a colaborar y participar de manera activa y comprometida en las diferentes actividades pastorales y litúrgicas desarrolladas por la Fundación; directa o indirectamente estamos llamados a colaborar con el buen desarrollo de las actividades, según el lugar de trabajo o responsabilidad que cada uno tenga, de manera que la comunidad entera  sea testimonio de fe en Jesucristo y formadores de líderes cristianos.